El tiempo ni se detiene ni perdona

El tiempo ni se detiene ni perdona Si lo cierto es que para nada me siento vieja  (48 años), definitivamente que si siento y estoy muy consciente de como mi cuerpo ha cambiado -y sigue cambiando- y mi práctica junto con él.  El cambio en mi práctica debido al...